La importancia del vocabulario computacional

La popularidad de los dispositivos digitales y de Internet ha generado cierta familiaridad con el vocabulario computacional, pero esta aproximación y convivencia cotidiana con el mundo digital hace que adoptemos términos que en realidad no son claros: hackeo, programa, aplicación, etc. son vocablos que utilizamos pero no siempre de forma adecuada. En el caso de los humanistas, la incorporación de este vocabulario tampoco se ha dado de forma sistemática y ha generado no pocas confusiones o ideas erróneas sobre lo que significan las palabras en el ámbito computacional.

De la misma manera que las disciplinas cuentan con un lenguaje específico y con una serie de conceptos básicos, las ciencias computacionales han desarrollado un vocabulario que debe conocerse de la forma más clara posible, sobre todo, hoy que todos estamos conectados de una u otra manera. La ya de por sí compleja polisemia de los vocablos y la poca importancia que, en general, los estudios humanísticos han dado a disciplinas técnicas como las ciencias computacionales, ha llevado a que en momentos críticos como los que vivimos en plena pandemia, los humanistas necesitemos de cursos, talleres y ayuda en general para resolver nuestra labor en un momento de plena digitalización.

Sin embargo, esa imprecisión en los términos procede de una incomprensión del funcionamiento de las computadoras: aunque las utilizamos, poco sabemos de ellas y de su funcionamiento. En el siglo XXI, al cada vez más extensivo uso de las computadoras se sumó la cobertura de Internet doméstico y la posibilidad de llevar consigo un dispositivo portátil con conectividad. Este proceso se ha dado en tan poco tiempo que no nos hemos detenido a reflexionar en las modificaciones a que se han visto sujetas nuestras actividades cotidianas, tanto de contacto con los demás como laborales: leer, escribir, investigar, publicar, etc.

Hoy ya no es una opción continuar ignorando el vocabulario computacional, tanto para la vida diaria doméstica como para las tareas académicas. Los medios digitales e Internet han abierto múltiples posibilidades de trabajar, colaborar, investigar, enseñar, aprender, publicar e incluso informar o registrar las calificaciones de los estudiantes.

Una forma de acercarse a ese vocabulario y comprenderlo para su correcto uso son los tutoriales o incluso las enciclopedias. Wikipedia cuenta con un amplio número de entradas, en distintas lenguas, relativas a sistemas operativos, lenguajes de programación, aplicaciones, protocolos, etc. Sin embargo, podría ser interesante acercarnos a ese vocabulario de la mano de la lectura de un texto más amplio que, quizá, permita obtener una comprensión más amplia de los términos y del funcionamiento de elementos que utilizamos cotidianamente. Uno de los recursos que considero tiene justamente esa cualidad es la tesis doctoral de María José Lamarca Lapuente, titulada Hipertexto: el nuevo concepto de documento en la cultura de la imagen, y publicada en el año 2009. Como tesis fue presentada impresa en papel, pero la autora publicó todo su trabajo en un sitio propio, cuya última actualización data de julio de 2018.

El sitio además de mostrar una investigación amplia y consistente, resulta ser una obra de consulta para conocer el vocabulario computacional, pero también para saber cómo funcionan los dispositivos e Internet. El sitio ha sido poco difundido, pero realmente considero que este es un estudio a través del cual, como humanistas, podemos comprender de mejor manera el funcionamiento del mundo digital. De esta manera, estaremos en posibilidad de emprender proyectos en un formato distinto al del papel (libros impresos) o introducir nuevas prácticas académicas entre colegas y para la formación de los estudiantes de esta área de conocimiento. Te invito a leer la introducción del sitio.

Referencia:

Lamarca Lapuente, Hipertexto: el nuevo concepto de documento en la cultura de la imagen. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid, 2009.

Mesa Redonda

Proyectos digitales de la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

Como parte de las actividades organizadas por eLaboraHD Formación digital para humanistas, el 10 de septiembre de 2019, se llevó una cabo la mesa redonda en la que se presentaron distintos proyectos desarrollados por profesores y estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. El objetivo, además de dar a conocer el trabajo en medio digitales que realiza la comunidad, fue el de plantear soluciones a problemas que enfrentamos al carecer de un departamento que se ocupe únicamente del desarrollo de proyectos digitales.

Los participantes de seis distintos proyectos y los miembros de eLaboraHD, así como el público asistente, debatimos sobre problemas técnicos, de recursos humanos, de financiamiento y de conservación de los productos digitales.

Los proyectos, varios de ellos con financiamiento temporal y otros en desarrollo, que se presentaron fueron los siguientes:

Biblioteca Digital del Pensamiento Novohispano. Ernesto Priani Saisó, Colegio de Filosofía.

Cuaderno de ejercicios en línea de preparación para el examen de requisito de comprensión de lectura en inglés. Karla García Montalvo y Gerardo López Lozada, Departamento de Lenguas.

México imaginario. Imágenes y estereotipos en la literatura de Inglaterra y Francia de los siglos XVII y XVIII. Gabriela Villanueva Noriega, Colegio de Letras Modernas.

Meridiano 105° Antología de poesía de mujeres en lenguas indígenas. Claudia Lucotti, Colegio de Letras Modernas.

Genealogía digital de la producción de discurso en los trabajos recepcionales de Filosofía de la UNAM. Francisco Barrón Tovar, Fernando López y Marco Antonio Godínez Bustos, Colegio de Filosofía / Seminario de Tecnologías Filosóficas.

Fonética y fonología: dinámicas de aprendizaje. Ana Isabel Tsutsumi Hernández, Departamento de Letras Hispánicas, SUAyED, y Georgina Barraza Carbajal, Colegio de Letras Hispánicas.

  • Fecha: 10 de septiembre de 2019.
  • Lugar: Salas A y B, Seminarios de la FFyL.
  • Hora: 10-13 hrs.
  • Moderadoras: Adriana Álvarez Sánchez y Miriam Peña Pimentel.

Historia del Arte y museos digitales

Desde que a finales del siglo XIX la Historia de Arte circunscribió su ámbito y delimitó sus enfoques constituyéndose en una disciplina académica, algunos historiadores del arte han reflexionado sobre la relación que existe entre el objeto de estudio y las herramientas de análisis. Enfrentar este dilema resulta ineludible en la actualidad dado que la imagen digital y sus dispositivos —la computadora y el cañón— se han transformado en un recurso imprescindible en el salón de clases. Aún más, internet hizo posible que los grandes museos pusieran al alcance de un click sus colecciones. Aficionados y especialistas navegan en un mar infinito de recursos que parecen ampliar sin límites los horizontes visuales y la capacidad de procesar información.

Entonces ¿Continuamos utilizando la computadora y el cañón como un proyector de diapositivas y acopiamos imágenes en dispositivos como guardábamos nuestra colección de fotografías? ¿Usamos internet como un banco de datos del que extraemos aleatoriamente información? o ¿El acceso a grandes acervos de imágenes, en formatos digitales de muy buena calidad, ha comenzado a cambiar nuestra forma de hacer Historia del Arte?

Para comenzar a enfrentar estas preguntas es necesario evaluar las posibilidades y los límites de estos recursos. Un punto de partida posible es examinar qué podemos hacer con las páginas web de tres grandes museos que han incorporado de manera efectiva la tecnología digital, tanto para actividades académicas y educativas, como para la difusión cultural: Museo Nacional del Prado, The Metropolitan Museum y Rijkmuseum.